Inicio » Sucesos » Destacamos »

Para Servir, Servir en Cutervo

Del 22 al 30 de julio, un grupo de alumnas de 9° y 10° grado viajaron a Cutervo, provincia de Cajamarca, allí se hospedaron en la Catedral con sleepings y duchas heladas por las mañanas. ¿El Plan? “Por la mañana era el trabajo, por la tarde eran los juegos”, cuenta Vanessa Guevara, orientadora de Salcantay. Vane comparte con nosotros la experiencia:

Les pasamos la voz a las alumnas que generalmente van al Club, ellas también podían pasarles la voz a más amigas, y coordinamos con el Colegio Ceibos de Chiclayo porque unirnos con otras chicas ayuda y queríamos hacer grupo.

Trabajamos de 9:00 a.m. a 1:30 p.m., en la Capilla Guadalupe: lijamos bancas y las pintamos con barniz, limpiamos la capilla y donde se colocan las velas. Durante la  mañana hacíamos el trabajo fuerte. El párroco de Cutervo, quien tiene a su cargo 5 parroquias, nos designó esa. Dentro de todo, las parroquias están bien puestas porque hay muchísima pobreza.

Por la tarde era el trabajo con los niños, catequesis, juegos, un día nos inventamos la fiesta de uno…, algunos que se habían hecho nuestros amigos y venían por la mañana, trabajan con nosotros y nos ayudaban. Otro día dimos clases de repostería a las mamás, clases de asesoramiento matemático y lenguaje a los niños… Hicimos venta de ropa, a un precio significativo (S/.1.00) como para no dar las cosas gratis, porque era ropa nueva... De la venta sacaron S/. 500.00, y se lo donaron todo al sacerdote de la Catedral de Cutervo.

Hicimos visitas a familias, a un grupo les entregamos algunas cosas como ropa, escobas, recogedores, etc. y con otro grupo conversábamos más con la familia… te conmovía mucho.

El domingo fuimos de excursión a La Succha, un valle a 20 minutos de Cutervo, con unos paisajes preciosos.

Lo importante

Las chicas están súper contentas con la experiencia, han invertido un poquito de sus vacaciones por ayudar pero para ellas también significa viajar solas, estar con las amigas, conversar, jugar, estar en otro plan. Fue muy grato por la convivencia, veías como se preocupaban si la otra se enfermaba o le faltaba algo. También se han dado cuenta de que han aprendido muchas cosas, a valorar, a reflexionar: yo tengo esto, como esta persona no se queja. Al final las chicas llamaban a sus casas para preguntar si podían regalar su ropa y zapatos. 

Tags :

Sucesos
Destacamos
Participa
Videos
Artículos
Salud Escolar

Síguenos
en

Facebook Youtube Flickr

Palabras clave:

Las más leídas

 

© Colegio Salcantay. Todos los derechos reservados
Av. Pío XII 261, Monterrico-Surco. Lima-Perú
Teléfonos: 4359224 - 4359223 | Email: informes@salcantay.edu.pe
Webmail Salcantay | Diseño web AVRA.pe